Continuamos experimentando otras formas de disfrutar nuestros pescados de la zona, aprovechando el buen precio de la caballa, hemos sazonado estos filetes de este pescado tan sabroso en cualquiera de sus preparaciones.

En este caso las vamos aprovechar varios días, hemos hecho un salazón como a las anchoas, con la diferencia que nos encontramos el sabor de la anchoa pero a gran escala.

Colocamos el pescado fresco en un recipiente cubriendo con sal gorda una pieza sobre otra, al final ponemos peso sobre las capas de pescado, tres día en el refrigerador, limpiamos bien retirando toda su sal bajo el grifo de agua, sacamos los lomos, volvemos a colocar en el mismo recipiente limpio y cubrimos con Aceite de Oliva Virgen Extra. 

Ya la forma de consumirlo, cada uno a su gusto, solo como en la imagen, con cebolletas, en montaditos………

Anuncios