Comienza los días calurosos y que mejor remedio para estas comidas veraniegas que un fresco salmorejo, para no caer en la monotonía, le damos un toque de color y sabor distinto, lo hemos enriquecido con remolacha lo que hace que gane este color tan atractivo.  

INGREDIENTES:

1 Diente de ajo.

3 Tomates rojos.

2 Remolachas cocidas.

AOVE, sal y vinagre.

2 rebanadas de pan asentado.

En la batidora troceamos el ajo, los tomates y la remolacha, en el jugo resultante añadimos el pan troceado y la sal, añadimos el aceite poco a poco y el vinagre, seguimos batiendo hasta obtener una fina salsa.

Ponemos unos huevos duros con un poco de pulpa de melón. Un rato al refrigerador y listo para servir.

Anuncios