Todo un clásico en nuestras cenas, aprovechando la superproducción de tomates de nuestro huerto y con lo que nos encontramos en la nevera, nos hemos hecho una fritada de tomates recién cogido de la mata. Ecológicos de verdad, de secano, todo un lujo.

Una vez hecho el tomate frito, cortamos unas patatas en taquitos y las freímos, las pasamos al tomate en una cazuela que hemos puestos a calentar bajito.

Imaginación y vamos añadiendo todo los que se nos ocurra, chorizo, jamón, chicharos, verduras…..  ponemos dos huevos por cazuela y cuajamos en el horno a 170º.

Anuncios