Etiquetas

     Esta visita gastronómica la hemos dedicado a la cocina marroquí, en la que no podía faltar el típico cuscús con unos pinchitos morunos de cordero.

Después de la mañana de paseo por su medina, terminamos  cerca del zoco donde encontramos un lugar con el encanto buscado. Comida marroquí en un ambiente al mas puro estilo del lugar.

Una vitrina con todos sus productos frescos, nos invita el camarero que contemplemos, nos decantamos por el cuscús y los pinchos.

Featured image

   

La pasta en su punto, después de arriesgarnos a esta aventura, podemos decir que estaba muy rico.

Una visita muy agradable, coincidiendo con el final del Ramadán, se respiraba ambiente de fiesta en sus calles, días de júbilo para este gran pueblo como es el marroquí, como es normal y mas en la fecha religiosa que nos ha cogido, echamos de menos una copa de vino blanco o una cerveza fría, pero nos integramos bien con un agua con gas.

    El postre en uno de esos salones de té tan habituales en sus calles estrecha de la zona antigua de esta ciudad magrebí, espectacular, nos agasajaron con unos dulces que se preparan especialmente para conmemorar este final del mes mas sagrado del mundo musulmán.  

De vuelta a la península, con ganas de volver, una experiencia que recomendamos vivir. 

Anuncios